Saltar al contenido

Terrier Tibetano

Aunque el Terrier Tibetano es un perro que pertenece al grupo de los Terrier, esta raza es muy diferente a sus congéneres, pues no posee un carácter similar, ni las características que son frecuentes, dentro de las otras razas de Terrier. Vamos a conocer cómo es y todo lo que distingue a esta mascota.

Origen del Terrier Tibetano

Tal como su nombre lo indica, el Terrier Tibetano es originario del Tíbet en China, fueron perros criados para que sirvieran como guardianes de los monasterios tibetanos y para que se encargaran de guiar los rebaños que allí permanecían.

Debido a que estos perros pertenecían a lugares remotos y se mantenían aislados la mayor parte del tiempo, esta raza se mantuvo sin grandes cambios, de hecho, está considerada como una de las razas mejores conservadas del mundo ya que mantiene gran parte de sus características iniciales.

Son perros que han estado en esta tierra por más de dos mil años. Se cree que esta raza surgió cuando los locales del Tíbet separaron a los perros de gran tamaño de los pequeños. Y así se convirtieron en los antecesores de razas como: perros de agua tibetanos y el perro pastor polaco de tierras bajas.

Llegada a Occidente

No fue hasta 1920 cuando esta raza llegó a Europa, esto gracias a Agnes Grey, una doctora que se encontraba atendiendo a sus pacientes locales en Cawnpore (India), los cuales, llevaban consigo a una perra de esta raza embarazada.

Tras ser atendidos por la doctora, los locales decidieron regalarle uno de los cachorros. La pequeña cachorrita formó parte de un programa dedicado a la crianza de perros tibetanos y luego, en el año 1922, viajó con la doctora hasta Inglaterra.

No fue hasta el año 1930 que esta raza fue reconocida por la Kennel Club of England (KCE), y hasta 1940 finalmente se comenzaron a expandir. Llegaron a Estados Unidos en 1956, donde fueron reconocidos por la American Kennel Club en el año 1973.

Características del Tibetano Terrier

Esta raza es considerada de tamaño mediano, sus ejemplares, pueden llegar a pesar entre 8 y 12 kilogramos y poseen una altura aproximada de entre 35 y 45 centímetros. Por lo regular, la hembra es un poco más pequeña que el macho.

La esperanza de vida del Terrier tibetano es aproximadamente de 12 o 15 años, se ha sabido de algunos casos que han logrado llegar a los 17 años, teniendo una salud bastante buena y un cuidado correcto.

Estos perros poseen un cuerpo bastante sólido y bien compactado, teniendo una silueta ligeramente cuadrada. La cabeza es también cuadrada y se alinea perfectamente en el hocico del animal.

Una de las características más notables de la fisionomía de esta raza, respecto a los estándares, es que la distancia entre la trufa del perro y sus ojos es exactamente igual a la que existe entre los ojos y la base de su cabeza, algo que no ocurre con muchas otras razas.

Los ojos del terrier tibetano son redondos, grandes y llegan a mostrar gran expresividad. Por lo general, presentan un color marrón oscuro, y en ocasiones son aceptados aquellos con ojos un poco más claros. Siempre y cuando el pelaje del animal sea de un color muy claro.

En cuando a sus orejas, las mismas se encuentran colgando a los lados de su cabeza, y presentan un pelaje en forma de fleco, muy similar a una “V”.

En el caso del pelaje, es bastante denso, debido a que tiene una doble capa (interna y externa). La capa interna se presenta suave, delgada y esponjosa, mientras que, la capa externa, es larga y recta.

En cuanto al color del pelaje, por lo general suelen ser aceptados casi todos aquellos que pertenecen al espectro cromático, las únicas excepciones serían el tono chocolate y el hígado, que no son aceptados por la Kenner Club.

Cuidados de Terrier Tibetano

Vamos a conocer algunos de los cuidados que requiere el perro Terrier Tibetano dependiendo de las diferentes etapas de su vida, pues dependiendo de la etapa en la que el can se encuentra, puede requerir algunos cuidados especiales.

De cachorro

Cuando el Terrier Tibetano cachorro llega a casa (teniendo alrededor de 12 semanas de vida), el pelaje se puede encontrar midiendo alrededor de 5 y 8 centímetros. Se muestra con una textura suave y ligera. A esa edad, no cuentan con la subcapa.

A partir de ese momento, hasta los 6 u 8 meses, lo ideal es que acostumbremos a estos perros a las rutinas de baño y aseo. El cachorro debe ser colocado sobre una mesa, que se mantenga de pie o acostado.

Si el pequeño se mantiene en el lugar, deberá ser felicitado, se le podrá dar alguna recompensa o golosina para motivar su buena conducta. No debe permitírsele que juegue a intentar escapar, pues podría crear un hábito de esto.

Una vez que esté quieto sobre la mesa, puedes proceder realizarle un cepillado suave. Para cepillar la cabeza, se hace uso del peine, mientras que para el resto del cuerpo, se usa el cepillo.

Esto lo deberás realizar de manera diaria, preferiblemente, aunque dependiendo del tiempo que dispongas, puede ser 3 o 1 vez a la semana. Esto lo harás por un período de tiempo corto, pues la intención es que el perro se acostumbre a ello y al crecer disfrute de este tiempo.

En ocasiones los cachorros tienden a dormirse mientras son cepillados. Siempre es buena idea realizar estas rutinas cuando el pequeño se encuentra cansado, de esta forma es más sencillo que se acostumbre y dará menos lucha para quedarse tranquilo.

Perro joven

A partir del sexto u octavo mes, a los cachorros comienza a crecerle el pelo de adulto, primeramente en el lomo, omóplatos y cola. Cuando esto ocurre, el pequeño deja de ser un cachorro y se transforma en un perro joven.

Este es el peor momento para el pelaje de esta raza, es aquí cuando el color comienza a cambiar. Se trata de una etapa crucial, por lo que será necesario que de manera diaria te asegures de que no se formen nudos, en el caso de que suceda, deberás quitarlos.

Para estos momentos el perro ya deberá estar acostumbrado a quedarse tranquilo y quieto a la hora del cepillado. Lo recomendable es que hagas uso de un pulverizador que contenga agua tibia y un poco de acondicionador, para humedecer un poco el pelaje.

No es aconsejable que el pelo de estos perros se cepille cuando se encuentra seco. Para el cepillado, siempre deberá hacerse desde abajo hacia arriba.

En el caso de que el perro se encuentre de pie sobre la mesa, podrás hacer uso de pinzas, con las cuales irás recogiendo las capas superiores de pelo a medida que vas cepillando.

Adulto

El cuidado del pelaje en esta etapa del perro es igual a la que se emplea con el perro joven. Sin embargo, el cepillado ya podrá hacerse una vez por semana y no de manera diaria (aunque esto queda a tu gusto).

Eso sí, durante la temporada de muda, los cepillados deben ser un poco más constantes (esta ocurre durante la primavera).

La zona interna de las orejas de esta raza siempre la encontrarás llena de abundante pelaje, es por ello que deberás cortar el exceso. Al hacer esto, podrás realizar también la limpieza de oídos de ser necesario.

Se debe estar pendiente de que en los ojos del perro no se formen legañas, en el caso de que se presente alguna, deberás retirarla suavemente con un paño limpio o algodón. Si el pelaje es muy largo y le cubre los ojos, podrás hacerle unas trencitas y sujetarlas suavemente para despejar sus ojos.

En cuanto al cuidado de las uñas, en el caso de que el perro posee una actividad normal y ejercicios constantes, no será necesario realizar cortes. Sin embargo, si le llegan a crecer mucho, deberás cortarlas con una pequeña inclinación, dejando un poco de uña arriba.

Así esta se podrá degastar cuando el perro camina y no afectará el nervio. Por lo general, el Terrier Tibetano no debe tener las uñas demasiado cortas.

Otra cosa de la que debes estar muy pendiente es de sus dientes, de que no presenten sarro. Aunque, con una alimentación adecuada, esta raza no es propensa a sufrirlo. En el caso de que el perro presente sarro, puedes comenzar una rutina de cepillado de dientes.

Carácter del Terrier Tibetano

Como ya lo hemos mencionado antes, aunque los Terrier Tibetano pertenecen al grupo de los Terrier, poseen un carácter mucho más dócil y dulce, por lo que suelen ser mucho más fáciles de tratar.

A estos perros les encantan los juegos, son excesivamente valientes y tenaces, por lo que, en caso de que se requiera, se les verá mostrándose como unos héroes defendiendo a su familia y territorio.

Muchos de estos perros son entrenados y usados como perros de terapia, por lo que se les puede observar prestando apoyo en las rehabilitaciones de niños, adultos mayores y personas que necesiten de su cariño y atención.

Sociabilidad

Son perros sociables, así que no son muy tolerantes a estar solos en casa. Estos pequeños aman recibir constante atención y cariño de sus dueños.

Cuando viven en un espacio sin patio, lo ideal es que puedan liberar su energía realizando paseos largos y ejercitaciones diarias. Si se les proporciona todo esto, no cabe duda de que tendrás a un perro muy alegre, juguetón y con un equilibrio perfecto.

Si en el hogar hay niños, lo ideal es que a ambos se les acostumbre a convivir, para que mantengan una relación cordial entre ellos.

Adicionalmente es de suma importancia que al Terrier Tibetano se le enseñe desde pequeño a socializar y convivir con otras personas. Además, esta raza no es muy buena con los extraños, por lo que tienden a ser protectores frente a ellos.

¿Buscas un nombre para tu perro? Este artículo te puede interesar >> Nombres japoneses para perros

Enfermedades y Salud

Esta es una raza que por lo general es bastante saludable, no obstante, pueden presentar algunas enfermedades por herencia:

  • Displasia de cadera
  • Atrofia progresiva de la retina
  • Displasia de retina
  • Cataratas
  • Luxación ocular

Debido a esto, es muy importante que el perro tenga un control adecuado con el veterinario, teniendo visitas una o dos veces al año.

Sus vacunaciones y desparasitaciones también son primordiales. Con todo esto podremos prevenir o detectar a tiempo enfermedades o afecciones, las cuales podemos tratar de forma segura y rápida.

10 curiosidades del Terrier Tibetano

  1. Aunque pertenece a los Terrier, esta raza no comparte demasiadas características con estos, especialmente en cuanto a su personalidad.
  2. Son perros cariñosos y que no les gusta estar solos.
  3. Son considerados como una de las razas más longevas, esto debido que algunos especímenes han llegado a vivir hasta 17 años.
  4. Esta raza tiene más de 2.000 años y es considerada como una de las más conservadas de la historia.
  5. Requieren de un cuidado constante con respecto a su pelaje, pues este tiende a enredarse.
  6. Esta raza de perros, es la precursora de casi todas las otras razas tibetanas, especialmente las de pelo largo.
  7. Son perros generalmente sanos, aunque pueden presentar enfermedades hereditarias.
  8. Deben educarse desde pequeños para que aprendan a convivir y se acostumbres a la rutina de cepillado y aseo.
  9. Llegaron a occidente gracias a una doctora a la cual le fue obsequiado un cachorro de esta raza como pago por sus servicios médicos.
  10. No son buenos con las personas extrañas, por lo que se vuelven protectores. Debido a esto la importancia de la sociabilización desde jóvenes.

Ahora conoces todo sobre la raza de perros Terrier Tibetano, unos hermosos y cariñosos caninos que sin duda se roban en corazón de las personas. 

Si te gustó este artículo, no olvides compartirlo para que más personas conozcan sobre estos perros. También puedes dejarnos tus comentarios sobre la raza o alguna duda que tengas.