Saltar al contenido

Gato estresado. 10 síntomas, 10 causas y 10 remedios

Los síntomas de un gato estresado son más comunes de lo que se cree, y debes saber detectarlo en tu mascota, para tratarlo lo antes posible.

Las mascotas forman parte de la familia, por lo que es notorio detectar algún cambio en su usual comportamiento, especialmente cuando se trata de gatos.

10 Síntomas de un gato estresado

Al igual que pasa en los seres humanos, el cuerpo de los gatos tiene una reacción biológica que se activa cuando el animal se encuentra ante situaciones amenazantes o muy complicadas.

En estos casos, los animales tienen que usar un mayor rendimiento mental y físico, del que es usualmente necesario, causando un desequilibrio hormonal en su sistema y organismo.

Por eso es que debes saber identificar cuáles son los síntomas que presenta un gato estresado, e incluso que el gato muestre señales de que está enfadado.

Come poco

Si tu gato ya está acostumbrado a consumir cierta cantidad de comida al día, pero comienzas a notar que come poco y deja muchos restos en su plato, entonces debes ponerte alerta y tomar medidas.

Recuerda que esta situación a largo plazo, puede ocasionar otros problemas más graves. Además, el consumo excesivo de comida de un gato tampoco es sano, ni algún cambio drástico en el hábito alimenticio, ya que todos pueden ser síntomas de un gato bajo estrés.

Vomita la comida

Esto suele ser un síntoma notable de algún problema digestivo y aunque en gatos suele ser más común de lo que parece, debes estar atento a que esto no sea una alerta de estrés.

Te puede interesar este artículo:

Usualmente ocurre por una mala digestión, o en consecuencia de que tu mascota haya consumido algún objeto indebido.

Se esconde y está inactivo

Es bastante común que tu gato busque ocultarse y así poder obtener algunos minutos de soledad, pero si esto se vuelve muy común y en largas horas, entonces puede que tu mascota se sienta estresada o esté incómoda.

Las visitas repentinas, o el ruido persistente y constante, suelen ser las causas más comunes para este síntoma.

Se pelea con otros gatos

Estos animales tienden a ser muy celosos y territoriales, además, en caso de que no sean sociables, pueden sentirse amenazados por la presencia de otros animales.

Sin embargo, si tu gato es sociable y está acostumbrado a otras especies, pero repentinamente comienza a tener peleas constantes, entonces esto puede denotar cierta irritabilidad, común en un gato estresado.

Orina fuera del arenero

Para los gatos, la orina puede usarse como herramienta para marcar territorio, lo que suelen hacer muy seguido y en lugares indebidos, siempre que se sienten nerviosos.

Tu gato puede orinar de formas diferentes, dependiendo si lo necesita fisiológicamente o si quiere marcar territorio, ya que, en este último caso, solo serán pequeñas cantidades de orina, mayormente ubicadas en diferentes sitios de la casa que considere propios.

Se lame en exceso

Los gatos son animales aseados, y suelen acicalarse con bastante frecuencia, pero recuerda, nada en exceso es bueno.

Si notas que esta conducta se vuelve excesiva y comienza a ser dañina, como el caso de que tu gato comience a perder el pelo o se le formen nudos, entonces debes considerar que el estrés sea la causa.

Dejan de maullar

La afonía es uno de los síntomas que puede presentar un gato estresado, pues como hemos comentado, las situaciones estresantes o cambios drásticos, pueden generar un malestar fisiológico en el organismo del animal, incluyendo lque deje de maullar.

El animal también podría presentar tos o ronquera severa, por eso debes estar atento a estos pequeños cambios en tu felino. También, la forma en que maulla un gato, puede ponernos en aviso de que algo no va bien.

Mal estado de salud por enfermedades continúas (bajo sistema inmune por estrés)

Es común que alguna anomalía en el cuerpo, también genere la presencia de otras enfermedades en los gatos, pues el sistema inmune se ha debilitado y el organismo se vuelve mucho más vulnerable, haciendo que el animal se enferme con más facilidad.

Esto puede pasar en caso de que tu felino se mantenga estresado durante mucho tiempo.

Comportamiento repetitivo o estereotipias

Sucede cuando tu gato realiza algún movimiento que se note involuntario, y que este se vuelva repetitivo, alterando su actividad normal u ocasionando daños físicos, como golpes.

Muerde y araña con frecuencia

Cuando un gato muerde, es una manera en la que suelen marcar su territorio, y hacerlo en su rascador es normal y sano, pero si tu mascota empieza a arañar todo lo que ve o muerde sin razón alguna, entonces puede denotar estrés y nerviosismo.

10 Causas del estrés en los gatos

Ya que hemos mencionado cuáles son los síntomas que suele presentar un gato estresado, ahora debes conocer las causas y poder identificar por qué se estresa un gato.

Pocos juguetes o elementos para los gatos

Muchos no saben que, como cualquier mascota, los gatos también pueden aburrirse, por lo que necesitan entretenerse con juguetes especiales para ellos, y mantenerlos al alcance siempre que deseen usarlos, especialmente cuando se queden solos en casa.

Investiga cuáles son los juguetes que tu felino necesita, ve cuáles son sus favoritos y asegúrate de proporcionárselos.  

Pocos areneros o comederos

Esto suele ser muy común cuando tienes varios gatos, ya que, estos felinos son muy posesivos, especialmente con sus pertenencias, y tener que compartirlas con los demás animales del hogar, puede ser estresante para ellos.

Te puede interesar este artículo:

Mala socialización

Lo mejor para las mascotas, es enseñarles a socializar con otras especies desde temprana edad, pero muchas veces esto se pasa por alto, entonces, cuando los animales llegan a edad adulta, estos no saben cómo relacionarse.

Si tu felino no sabe cómo relacionarse correctamente, entonces puede estresarse si llega una nueva mascota al hogar.

Manipular mal a un gato

Es muy común que personas sin experiencia en animales, adopten alguna mascota, y aunque los perros son la “primera mascota” predilecta, muchos otros prefieren a un gato.

Entonces, es normal que estas personas no sepan manipular correctamente al animal, tratándolo con más brusquedad de la necesaria, y terminan estresándolo.

Las situaciones conflictivas con otros gatos

Las peleas no son relajantes para nadie, incluyendo a los animales, y los conflictos entre gatos no solo son un síntoma de estrés, sino también una causa común.

Estas peleas pueden ocurrir entre las mascotas del hogar, algún gato vecino e incluso, con gatos callejeros que merodeen en los entornos.

Los castigos inadecuados

Hay muchos que no saben cuál es la forma correcta de reprender a un gato, entonces, terminan haciéndole daño o estresando al animal.

El castigo físico no debe tenerse en cuenta para tratar a los animales, ni alguna reprimenda que termine lastimando al gato, que, además, es innecesaria, ya que estos son seres inteligentes, que responden mejor a otro tipo de acciones.

Mala alimentación o desnutrición

Desde alimentos inadecuados, que puedan causar alguna mala indigestión, hasta la falta de nutrientes suficientes para alimentar al organismo, pueden terminar siendo causas para estresar a un gato.

Para evitar esto, asegúrate de investigar cuál es la alimentación correcta que debe tener un gato, que piensos son adecuados para su consumo y con qué frecuencia.

El dolor y el miedo a algo

El miedo en gatos suele ser bastante común, especialmente cuando relacionan la fuente de su miedo con el dolor, resultando en un gato estresado.

Suele ocurrir cuando el animal se enfrenta a situaciones desconocidas, que aparentan ser aterradoras, o cuando tienen interacción con algún objeto extraño.

Aislamiento

Ningún humano o animal está condicionado para enfrentar el aislamiento y la soledad, y aunque los gatos parecen ser animales muy independientes, ellos también necesitan interactuar con otros seres, para no sentirse solos ni aburridos.

Los cambios de rutinas o de hogar

A diferencia de otras especies, los gatos son animales muy apegados a su rutina y hábitos, así que, cuando su estilo de vida se ve alterado drásticamente, esto les suele generar mucho estrés.

Las mudanzas también suelen ser una causa muy común del estrés en gatos.

Personas cercanas al gato, que lo pueden agredir

Vivir con el miedo constante y la amenaza de que alguna persona del entorno pueda causarles daño, es razón suficiente para que estos animales estén estresados y alerta todo el día.

Además, esto puede generar que el felino se vuelva agresivo con los demás, intentando mantenerse seguro.

10 remedios para un gato estresado ¿qué se puede hacer?

La salud de nuestra mascota es muy importante, por eso debes saber cómo tranquilizar a un gato estresado, ya sea eliminando la causa de su estrés, o tratando los síntomas que haya desarrollado.

En caso de que tu gato, tenga síntomas de un alto estrés, es conviente acudir a un veterinario, para un chequeo de rigor, pues en ocasiones, puede haber enfermedades subyacentes, que se confunden con estrés.

  1. Dispón de suficientes areneros, juguetes y comederos, para cada uno de tus gatos tenga sus pertenencias y su propio espacio.  
  2. Establece una rutina para tu mascota, proporcionándole los alimentos correspondientes a ciertas horas del día y permitiéndole ocuparse en sus actividades, donde él mismo estará estableciendo su propio hábito.
  3. Para tratar a un gato estresado por aislamiento o aburrimiento, debes interactuar cariñosamente con él, permitirle realizar sus actividades, dejarlo salir a tomar el sol y jugar con él.
  4. Asegúrate de proporcionarle los nutrientes necesarios en su alimentación, dependiendo de su tamaño, edad o sexo.
  5. Edúcalo correctamente y con los métodos adecuados, no olvides que son seres muy inteligentes.
  6. Procura que cualquier cambio drástico, se genere de forma progresiva y calmada, dale a tu mascota tiempo para adaptarse.
  7. Permite que tu mascota se relacione y socialice con otros animales, desde temprana edad.
  8. Dale su espacio y permite que se aislé cuando lo necesite, pero busca ayuda profesional ante cualquier conducta excesiva que adopte.
  9. Investiga todos los cuidados y el tipo de manipulación que tu gato necesita, procura que la fuente de estrés no provenga de ti o de tu entorno más próximo.
  10. Entendiendo sus hábitos y aprendiendo cómo maúlla, se mueve o actúa, puedes conocer mucho sobre tu mascota, y ser capaz de identificar cualquier malestar o comportamiento raro que pueda tener.

Recuerda que tu opinión cuenta, así que te invitamos a comentar este post indicando qué tanto te gustó o te fue útil, también puedes contarnos si has tratado a un gato estresado, cómo fue tu experiencia y qué método usaste para tratarlo. Recuerda que puedes compartir este artículo con quien creas que lo necesite o a quien le resulte útil.

¿Quieres saber más sobre ellos? 

Suscríbete al Blog nº1 y estarás al día sobre todo lo relacionado con:

Salud, Comportamiento, Cuidados, Diversidad, Curiosidades, Noticias

Invalid email address

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *