En casa, cuando hace calor, mojamos con las manos el cuerpo de nuestro gato y luego lo cepillamos, para él debe ser una experiencia agradable ya que nos lleva donde está su barreñito y nos lo reclama. En verano le gusta más el cepillado con agua que en seco, supongo que le refresca, en cualquier caso, son ellos los que eligen qué les gusta y qué no.

Responder