Saltar al contenido

Conjuntivitis en gatos: todo lo que debes saber sobre la enfermedad

28 junio, 2018

Por desgracia para nuestras mascotas, la conjuntivitis en gatos es uno de los problemas de salud ocular más habituales. Resulta muy fácil su detección y causa mucha molestia al felino. Hay que actuar con rapidez y tratar la enfermedad, ya que es susceptible de empeorar y acabar con graves problemas en la córnea.

Mi gato tiene conjuntivitis, ¿qué es?

La conjuntivitis es una inflamación de la membrana que recubre el ojo y del interior de los párpados. Esta enfermedad puede ser un efecto secundario de un mal mayor. Como es fácil detectar la inflamación de la mucosa del ojo, aunque podamos tratar la conjuntivitis en casa, el consejo más sensato es que el gato sea revisado por el veterinario, para descartar algo más grave.

Es frecuente encontrarse casos de conjuntivitis en gatos pequeños con menos de 6 meses. La razón es que se trata de gatos callejeros o que no han estado bien cuidados.

El veterinario recetará el tratamiento que debe llevarse a cabo para que los ojos de nuestra mascota mejoren.

Como norma general, el tratamiento suele ser algún producto de uso tópico y tendrás que aplicarlo directamente sobre los ojos. La administración del tratamiento suele hacerse cada pocas horas y tendrás que prolongarlo durante varios días. Al mismo tiempo seguro que te aconsejan algunos hábitos de higiene ocular para estos casos.

Al margen del tratamiento, el veterinario verá si es necesario hacer algún tipo de prueba, por si la conjuntivitis fuera ocasionada por alguna otra enfermedad. De todos modos, esta dolencia presenta un pronóstico bueno, siempre que se detecte en una fase temprana.

Es muy importante que, en cuanto detectemos los primeros síntomas, llevemos el gato al veterinario. Una conjuntivitis puede agravarse si no se coge a tiempo y tener fatales consecuencias. Además, hay que estar muy pendiente de la mascota, porque los gatos son muy propensos a tener recaídascon la conjuntivitis.

Es necesario que tengas claro que, si el mal de los ojos se debe a otro tipo de enfermedad, aunque tu mascota esté curada, será portadora y podría contagiar a otros ejemplares.

Sea cual sea la causa de la enfermedad, es muy importante actuar lo antes posible. Una conjuntivitis sin tratamiento podría acabar dejando ciego a tu animal.

 

Tipos de conjuntivitis

No todos los gatos padecen la misma conjuntivitis. Por eso, es necesario que hagamos un repaso de los principales tipos que existen de esta enfermedad ocular.

Conjuntivitis serosa en gatos

Este tipo de conjuntivitis en gatos es el más frecuente. No suele ser complicado acabar con ella. La sintomatología es leve y puedes notar que tu gato tiene los párpados un poquito inflamados y que lagrimea constantemente. La alergia o el aire de la calle pueden ser los causantes.

Conjuntivitis purulenta en gatos

Se trata de un agravamiento de la conjuntivitis serosa. Generalmente, el estado del animal empeora por culpa de una infección bacteriana. En estos casos, el líquido del lagrimeo es mucho más espeso, llegando a convertirse en moco o incluso pus. Verás que el ojo queda cerrado por culpa de la costra. Tienes que estar muy atento, porque, si la enfermedad se da en los dos ojos a la vez, podría ser la manifestación de una enfermedad del aparato respiratorio de origen vírico.

Conjuntivitis folicular felina

Una alergia o una infección pueden provocar este mal en los ojos del gato. Se caracteriza por un lagrimeo en forma de moco. Los párpados se hinchan y se endurece la superficie. Como en la anterior, el veterinario te dirá cómo tratarla y qué tipo de higiene ocular precisa el minino.

Recuerda que las conjuntivitis pueden ser de origen infeccioso, traumático, alérgico o parasitario.

Causas de la conjuntivitis en gatos

Ya has podido ver que existen diversos motivos por los que tu gato puede coger una conjuntivitis, desde procesos infecciosos a alergias. Sin embargo es importante que sepas que existen algunas enfermedades, sobre todo de origen respiratorio, que producen conjuntivitis como efecto secundario.

Con este tipo de enfermedades se debe ser muy cuidadoso, ya que, de no tratarse a tiempo, pueden dejar graves secuelas en los ojos de tu gatito.

Otra causa importante de conjuntivitis en gatos es la suciedad del ambiente, puesto que conlleva el riesgo de infecciones si el animal está expuesto a suciedad y a malos hábitos, como que no le limpies los ojos habitualmente. De hecho, como ya te comentamos en el apartado anterior, la suciedad es la principal causa de conjuntivitis en gatos pequeños abandonados.

Debes estar atento a las corrientes de aire y al exceso de frío. Los gatos son muy propensos a resfriarse y esto también puede acabar provocando esta enfermedad ocular.

En algunos casos, la conjuntivitis en los gatos es recurrente y tiene su origen en factores genéticos y predisposición a complicaciones por enfermedades del ojo.

Cómo saber si mi gato tiene conjuntivitis: síntomas

Lo cierto es que este problema de los ojos se puede detectar con muchísima facilidad. La sintomatología es muy común.

● Ojos enrojecidos.

● Inflamación del interior de los párpados.

● Exceso de lágrima.

● Secreción abundante y espesa, con un color amarillo o verde o muchas legañas.

● Sobresale el tercer párpado por la inflamación de la mucosa.

● Ojo cerrado por inflamación o secreción.

● Picor de ojos.

● Córnea opaca o cambio en la forma del iris o del color del ojo.

Tratamiento de la conjuntivitis felina

El consejo más eficaz es que, ante cualquiera de los síntomas que te hemos descrito, lleves el gato al veterinario lo antes posible. Es importantísimo saber cuál es la causa de la conjuntivitis.

El médico te proporcionará un tratamiento para que se lo administres a tu mascota y también te dará unas pautas de higiene ocular. Un ejemplo sencillo y muy común es el de utilizar suero fisiológico y gasas esterilizadas para limpiar los ojos, evitar la suciedad y la aparición de legañas.

Remedios caseros

Podemos reforzar el tratamiento del veterinario con algunas cuestiones que harán que el gato esté más sano. Por ejemplo, debemos procurar que tenga una alimentación adecuada, para que su sistema inmunológico esté fuerte.

Si notas que el gato se rasca mucho los ojos, límpialos con una gasa mojada en infusión de manzanilla o tomillo. Pero lo más importante para evitar la conjuntivitis en gatos es que mantengas a tu mascota limpia, cuidada y bien alimentada.

¿Quieres saber más sobre el mundo de los gatos? Suscríbete!

Salud, Comportamiento, Cuidados, Diversidad, Tendencias, Noticias

Invalid email address