Saltar al contenido

Bóxer

El Bóxer pertenece a una raza de perro muy conocida, especialmente como perro de guerra. Con un pasado lleno de historia y momentos cruciales, siempre siendo un fiel compañero de los seres humanos y esforzándose por completar de forma exitosa cualquier labor que se le encomiende.

Una especie con características físicas bastante resaltantes, especialmente por la forma de su cara. Destacan por ser perros activos, excelentes guardianes y poseedores de una personalidad única.

Origen e historia del perro Bóxer

Un fornido y poderoso animal canino antiguo, conocido como Brabante o Bullenbeißer en su idioma original, fue el progenitor de la raza Bóxer. Fueron creados como animales cazadores, especialmente de especies grandes y salvajes, como osos y reses.

En el periodo del medioevo se llegaron a extinguir muchas razas caninas de apariencia y características similares, incluso el brabante estuvo a punto de hacerlo, principalmente por las numerosas guerras que se desataron en Europa. Sin embargo, lograron mantenerse durante algunos años más.

Para los siglos XVI y XVII, estos canes tomaron mucha popularidad en la región de Inglaterra, debido a que solían ser entrenados para pelear en duelos contra toros y cazarlos, siendo la perfecta traducción de su nombre “mordedor de toros”.

Sus características morfológicas en cara y mandíbula le ofrecían una fuerte mordida, lo suficiente poderosa como para tirar a su presa u oponente. Tiempo después estos canes se convierten en los procreadores de la raza perro Bóxer, quienes en un inicio eran mayormente adoptados por cazadores.

Para el año 1820 se realizaron algunas comparaciones y se determinó que la apariencia física del brabante era la más cercana a la nueva especie canina de ese entonces, más adelante conocida como Bóxer. Compartiendo muchas semejanzas en cuanto al aspecto.

También se descubrió que el carácter entre ambas especies era muy diferente, teniendo los brabantes un comportamiento mucho más agresivo y fiero. Se concluyó que la diferencia se debía a que estas crías ya no eran tan requeridas en la caza, disminuyendo el número de ejemplares y modificando el carácter.

Friedrich Roberth fue un criador de perros que casualmente tenía un bóxer hembra, y fue el primero que relacionó el término “bóxer” con esta especie. Este hombre impuso una queja sobre que no existía ninguna entidad que procurará preservar a la raza.

Tiempo después en 1895, en la ciudad de Múnich en Alemania, se instauró el primer Bóxer Club con ayuda de Philip Stockmann y Miriam, su esposa.

La pareja tuvo una importante participación en la reproducción y repoblación de esta raza, especialmente al ser quienes dirigían el criadero de perros Bóxer más importante, llamado “vom Dom”.

Para esta época, los participantes del club ya tenían claro qué era lo que querían ver en el Bóxer como perro, siendo un can de familia y con un porte elegante, dejando de lado aquellas características que podrían generar rechazo hacia el perro.

Así fue como se realizó un cruce de la especie con el bulldog inglés, con la intención de crear otra familia de canes con apariencia parecida a los bóxer y antiguos brabantes, pero con un carácter diferente. Dando como resultado la raza de perros bóxer que conocemos hoy en día.

Esta raza tomó popularidad muy rápidamente, convirtiéndose en una especie laboriosa. Participó en la primera guerra mundial y en la segunda guerra también, trabajando como mensajero o transportando a soldados heridos a través del campo de batalla.

También se le consideró un excelente perro guardián y perro policía, siendo labores que algunos ejemplares de esta raza aún siguen realizando en la actualidad.

Leyenda del Boxer

Miriam Stockmann, quien fue considerada la madre de esta raza, compartió una corta leyenda sobre esta especie canina. La historia tiene lugar en la creación, donde Dios estuvo modelando en arcilla la imagen de cada raza de perros, los había de todos tipos, teniendo los canes la diversidad de especies más amplia que habían.

Como último trabajo, quiso hacer un can que pudiera expresar el poder, valor y la nobleza, dando como resultado al Bóxer, una raza de apariencia hermosa y con una cabeza que no se diferenciaba mucho a la de los demás canes. Sin embargo, la arcilla seguía blanda, así que lo puso aparte para que pudiera secarse con calma.

El bóxer, orgulloso de su apariencia, había ido a pavonearse con las otras razas, donde los de pequeño tamaño lo admiraban, a diferencia de los más grandes, que se sentían ofendidos por ser superados por un perro de tamaño mediano.

Los ataques hacia el perro orgulloso no tardaron en llegar, pero los demás canes no esperaban que este arremetiera con violencia contra ellos. Sin embargo, la arcilla seguía blanda en la zona del hocico, y terminó por deformarse notablemente. Dios tomó eso como castigo y dejó que el perro conservara esa apariencia.

Características del Bóxer 

Esta raza posee un tamaño mediano, los machos miden entre 56 cm y 63 cm de altura, mientras que las hembras miden entre 52 cm y 59 cm. Ahora bien, el peso en machos es de 33 kg o más, y en las hembras es de 25 kg o más, lo que puede variar dependiendo de la alimentación y hábitos del perro.

La estructura de su cuerpo es cuadrada, con medidas de altura y longitud similares. Tienen el pelo corto y cercano a la piel, que junto a su tonalidad brillante puede recalcar el aspecto fornido y musculoso. Contrario a lo que muchos pensarían, los movimientos de este perro son bastante ágiles y poseen cierta elegancia.

Sin duda alguna, la forma de su cabeza fuerte es el aspecto que más resalta en estos canes, especialmente por su cualidad de prognato, donde su mandíbula inferior es más prominente y resaltante. Añadiendo la forma angular del cráneo y una mandíbula poderosa.

Las orejas y cola tienen una alta inserción. En tiempos antiguos, para esta raza era bastante común mantener la cola y orejas cortadas, sin embargo, esta práctica ha sido erradicada en muchos países.

El pelaje de esta raza canina tiende a ser de color leonado de diferentes tonos, preferiblemente un leonado rojizo, o también puede ser atigrado, con líneas oscuras y bien delimitadas. El pelaje también presenta manchas blancas, que deben cubrir menos de la mitad de su cuerpo.

Desarrollo de la raza

El inicio de la raza empieza en Múnich Alemania, con una perra de origen francés que fue cruzada con otro perro llamado Bóxer. Esto dio como resultado una cría leonada del mismo nombre, que tiempo después fue cruzado con su madre, resultando en otras dos perras.

Una de estas perras fue apareada con un ejemplar de bulldog inglés, creando así a Flocki, el primer Bóxer registrado en el libro genealógico de la raza. Luego de esto se instauró el primer club oficial en la ciudad para preservar y proteger el desarrollo de la raza.

Para el año 1902 se determina el estándar oficial de la raza, plasmando un aspecto general sobre las características del ejemplar. En resumen, se le consideró un can de tamaño mediano y corto pelaje, de contextura fuerte y porte elegante.

Después de 18 años se hizo una revisión del estándar y se realizaron algunas modificaciones, destacando la mandíbula prognata, aumento de medidas y la aprobación de manchas blancas en el pelaje. Al tiempo fueron excluidos los de pelaje negro y las manchas en esta tonalidad.

El estándar terminó por reconocer al bóxer como un ejemplar canino de tamaño mediano y pelaje liso, aspecto fornido y musculatura flexible, que realiza movimientos seguros y ágiles. Se aprueba el pelaje atigrado y leonado.

Bóxer Blanco, una curiosidad genética

Se les dice de esta forma a los ejemplares que poseen manchas blancas, las cuales cubren la mitad del cuerpo. En realidad, estos son leonados o atigrados, pero una condición genética les otorga muchas manchas alrededor de su manto. El 25% de las crías en una camada, puede resultar con esta condición.

Las manchas son comunes en esta raza, pero los que son considerados bóxer blanco, pueden no ser reconocidos en algunas asociaciones. Algunos opinan que es porque estos ejemplares no son buenos para el trabajo de perro policía, ya que pueden verse fácilmente durante la noche.

Otros creen que al ser mayormente blancos, son más vulnerables a contraer enfermedades hereditarias. Sin embargo, esto ha sido desmentido, al igual que la creencia de que los bóxer blancos suelen ser más agresivos, lo cual es falso.

Educación y adiestramiento del Bóxer

Este es un perro activo, que necesita realizar mucho ejercicio para poder desarrollarse y mantener una buena salud. La cantidad de ejercicio que realice, depende de la edad del perro, pero la educación y el adiestramiento deben empezar desde la etapa de cachorro.

Al poco tiempo de nacer, los cachorros suelen entretenerse jugando con sus hermanos hasta que se agotan y luego toman descansos largos, construyendo una rutina de ejercicio que es muy importante para su desarrollo.

Lo más recomendable es que se ejerciten durante dos horas como mínimo, de preferencia más. Les gusta correr en espacios abiertos y jugar con pelotas, además de ser muy sociables, así que pueden entretenerse con otros canes.

Aman estar acompañados siempre, por lo que son ideales para estar en hogares familiares donde puedan estar acompañados en todo momento. No es recomendable dejarles solos en casa durante mucho tiempo ni de forma frecuente, ya que podrían desarrollar comportamientos destructivos.

Se adaptan bien a cualquier tipo de vivienda, siempre y cuando puedan salir a recrearse suficientes horas al día. Les complace ser obedientes y cumplir a lo que se les indica, así que suele ser fácil adiestrarlos.

Carácter del Bóxer

La antigua raza progenitora de esta especie, el brabante, solía tener una reputación muy dura en su época, siendo descrito como un animal conflictivo, agresivo y dominante. Sin embargo, de esa especie no ha quedado nada en el conocido bóxer.

Actualmente se les considera buenos perros de compañía, en ocasiones incluso pueden ser educados para convertirse en perro guardián o de salvamento. Son muy bondadosos y suelen tener excelente relación con los niños, especialmente si pueden jugar con ellos.

Son excelentes perros de familia, muy amorosos y sociales, seguros de sí mismos y amantes de la atención. Perfectos para estar en hogares espaciosos con familias numerosas. No suelen tener conflictos con otras especies, pero claramente están en condición de defenderse siempre que lo necesiten.

No suelen ladrar con mucha frecuencia, sino que tienden a expresarse por medio de gruñidos y sonidos leves. Tienen una reacción preventiva ante los desconocidos, pero sin llegar a ser agresiva.

El Kennel Club los cataloga como perros guardianes, gracias a la gran confianza que tienen en sí mismos y lo determinados que son. Además, estos perros no dudarían ni un segundo al momento de proteger a sus seres queridos.

Para muchas personas, estos canes pueden parecer desconfiados y sospechosos a primera vista, sin embargo, esta primera impresión dista mucho de la verdadera esencia noble y leal que poseen estos animales.

Bóxer famosos

A lo largo de la historia y en la actualidad, han existido muchos ejemplares de esta raza que obtienen bastante atención y reconocimiento por parte de las personas. Algunos de estos ejemplares son:

  • Mathias, un perro de guerra y salvamento. Condecorado con gran honor en Alemania por haber ayudado a 17 soldados heridos.
  • Perros del famoso artista Justin Timberlake, llamados Buckley y Brennen.
  • Hembra bóxer de origen argentino y de nombre Zambi, reconocida por haber rescatado a 13 niños en un accidente.
  • Bóxer macho del futbolista Lionel Messi, de nombre Facha.

Cuidados del perro Bóxer

Al ser un perro de mediano tamaño y mucha musculatura, necesita consumir los nutrientes necesarios para aportar a su desarrollo. Además, necesita suficientes porciones para obtener mucha energía y gastarla en el transcurso de su rutina, al realizar ejercicio y cualquier otra actividad.

La actividad física es otro aspecto de gran importancia, especialmente cuando se trata de esta raza, ya que son muy activos y enérgicos, así que ejercitarse es una necesidad. Poseen un pelaje corto que es fácil de mantener, solo será necesario peinarlo con una manopla cada cierto tiempo.

Enfermedades y Salud

Usualmente los perros de esta raza tienen una excelente salud, con un cuerpo bastante resistente. Aunque su longevidad es relativamente corta, siendo de aproximadamente 9 años.

Sin embargo, al igual que cualquier otra especie, estos canes pueden desarrollar ciertas enfermedades, que pueden volverse graves si no se tratan a tiempo. Algunas de estas condiciones son:

  • Displasia de cadera
  • Problemas cardiacos, como la arritmogénica del ventrículo
  • Torsión de estómago
  • Problemas digestivos

Para evitar futuros problemas congénitos, es necesario verificar los antecedentes de salud que haya tenido la línea familiar del perro. Por otro lado, los bóxer pueden desarrollar una tendencia al babeo o a roncar.

Criaderos y precio del Bóxer

A la hora de adoptar una mascota, lo mejor siempre será recurrir a un criadero de confianza y certificado. Lugares donde adoptar ejemplares caninos que poseen una excelente salud y que han pasado por un proceso de cría adecuado.

El precio de un ejemplar de esta especie no debería ser inferior a los 300 €, especialmente si se trata de criaderos certificados, donde también dispongas de todos los documentos necesarios para la adopción.

Antiguo criadero vom Dom

Conocido como el primero y uno de los mejores criaderos de esta raza, en funcionamiento para el siglo XIX. Fue dirigido por el matrimonio Stockmann, hasta que Philip pereció y Miriam fue la única al comando del proyecto.

La pareja de esposos tuvo el honor de ser considerados como los padres de la raza bóxer. El criadero fue de gran importancia para construir y diseñar el conjunto genético que forma a esta raza canina, y aunque pudo haber otros lugares dedicados a esto, ninguno tuvo tanto impacto en aquella época.

Criaderos de Bóxer en la actualidad.

En la actualidad, existen muchos criaderos de este estilo ubicados alrededor del mundo, especialmente al ser ésta una de las razas caninas más conocidas. Aunque existen países que la catalogan de peligroso, son pocas las personas que en realidad lo consideran un animal agresivo.

10 Curiosidades sobre el Bóxer

  1. Sus ancestros eran agresivos y temerarios cazadores de animales salvajes, principalmente osos.
  2. Entre los perros y los humanos, sus favoritos siempre son las personas.
  3. Son como niños gran parte de su vida, debido a que tienen un proceso de maduración más lento.
  4. Tienen talento para escapar, especialmente si se sienten incómodos o apresados.
  5. No soportan el calor ni el frío, sólo climas templados, por eso prefieren los interiores.
  6. Los bóxer blancos y los albinos no son lo mismo, el primero solo tiene muchas manchas blancas, mientras que el segundo sufre una condición peligrosa.
  7. El origen de su nombre proviene de la abreviación “boxl”, que es como se les decía a los brabantes de forma coloquial.
  8. Son amantes de la comida, pero deben llevar una dieta adecuada para no resultar en sobrepeso.
  9. Puede pegar unos saltos enormes, así que las vallas no lo detienen.
  10. Fueron muy útiles para los alemanes en la guerra, enviando mensajes y llevando cables de comunicación.

El bóxer es un perro activo y energético, con un carácter bondadoso y apariencia única, sin duda un perro familiar que cualquiera tendría suerte de tener. Si quieres que esta información llegue a más personas, te invitamos a compartir el post, y si te ha gustado saber más sobre este can, coméntanos cuál ha sido tu parte favorita.

Configuración