Collares para gatos

Los collares se puede considerar como ropa para los gatos. Algo así como un complemento de moda para acentuar aun más si cabe su belleza. Tenemos los Collares que le harán sentir aún más elegante y glamuroso.
Si lo que buscas no es la estética sino el control, para sujetarlo lo que necesitas en un Arnés. Puedes encontrar gran variedad y combinarlos con correas a juego. Ampliar Información

Posición
Establecer dirección descendente

Parrilla Lista

18 por página

Elementos 1 a 18 de un total de 31

Página:
  1. 1
  2. 2
Posición
Establecer dirección descendente

Parrilla Lista

18 por página

Elementos 1 a 18 de un total de 31

Página:
  1. 1
  2. 2

¿Es necesario un Collar para gatos?

Es evidente que los hábitos y comportamientos de los gatos no son como los de los perros. La funcionalidad de un collar para gatos es también diferente a la de un collar para perros. 
En el caso de los gatos el collar tiene una finalidad únicamente ornamental. Se trata de un complemento para realzar la belleza del animal y destacar su pelaje dándole un toque de distinción.

La morfología del gato, cabeza pequeña y cuerpo de contorsionista, hace que para mantenerlo bajo control sea más apropiado el uso de un Arnés. No creas que los arneses para gatos sirven solo para salir a pasear. Sobre todo es muy útil en muchas situaciones en que necesitas sujetar a tu gato. Por ejemplo, para mantenerlo controlado mientras le aplicas algún tratamiento o lo bañas. O sin quieres mantenerlo en una zona abierta pero evitar que escape.

Así pues ¿es necesario tener un collar para tu gato? 
La respuesta la tienes tú, ¿sois presumidos tu gato y tú? Entonces no solo necesitas un collar para gatos. Además necesitas pasarte por nuestra sección de bisutería para catlovers y elegir un complemento de la colección IfeelCat para ti. Incluso podríais ir a juego si queréis impresionar a tus visitas.

De lo que sí estamos seguros es de que si es necesario tener un Arnés. Indispensables para sujetar a la fiera sin que se haga daño en aquellas ocasiones en las que no quiere admitir que lo que le tienes que hacer es por su bien.