Saltar al contenido

Boston Terrier

El Boston terrier es una raza de perro muy cariñosa ya desde cachorro. Aunque en sus orígenes se buscaba un perro de caza, poco a poco se fue reduciendo su tamaño hasta ser la pequeña mascota que es actualmente.

Si decides tener uno, es preciso que lo conozcas un poco más a fondo sobre su carácter, características, origen, salud y lo que debes exigir al criadero, en el caso de hayas decidido tener este perro… con el fin de que puedas proporcionarle los cuidados que realmente necesita. ¿Empezamos?

Origen

Como su propio nombre indica, es un perro originario de Boston, aunque también ha sido representativo de todo el país, Estados Unidos.

Si observas bien sus rasgos, puedes comprobar un cierto parecido al bóxer y al bull terrier inglés. También ha tenido cruces con el pit bull terrier y otras razas semejantes.

Sus orígenes están bien documentados, ya que surge a finales del siglo XIX. Ha recibido varios nombres, como Boston bull y bull terrier americano. Finalmente, y después de las quejas de otros criadores, la denominada raza del Boston terrier es aceptada por la American Kennel Club (AKC) en 1893.

Comenzó siendo un perro grande, llegando a pesar 20 kilos. Pero, poco a poco, fueron reduciendo su tamaño con nuevos cruces y, al mismo tiempo, cambiando su carácter peleonero por uno más afable y familiar.

Carácter

El Boston que conocemos actualmente es una mascota muy cariñosa. Le gusta mucho estar en familia, por lo que disfrutará siempre que lo saques contigo.

Podría incluirse en el grupo denominado “perros falderos”, lo que demuestra su buen carácter con los humanos. Son muy aptos para los niños, ya que adoran jugar y que le hagan caso. Aunque es preciso tratarles con cuidado y no ser muy bruscos durante el juego por su condición física.

En definitiva, son perros tranquilos y no excesivamente nerviosos, a menos que los dejes demasiado tiempo solos en casa.

Características

Sus características físicas son muy peculiares. Al ser una raza de concurso, el jurado califica positivamente determinados rasgos predominantes en ellos. A pesar de que es fácil encontrarse con otras características que para los puristas pueden resultar defectuosas, aunque a los dueños esto no debe afectarles, sobre todo sin son amantes de los animales.

De esta forma, se distinguen tres pesos distintos dentro de esta raza. Por un lado, los que no superan las 15 libras (aproximadamente, 6,8 kilos); los que están entre las 15 y 19 libras (de 6,8 a 8,6 kilos); y los que pesan de 20 a 25 libras (de 9 a menos de 11 kilos y medio aproximadamente).

Se caracterizan por tener un cráneo chato en la zona superior, al mismo tiempo que cuadrado. Se distingue una depresión fronto-nasal, una gran frente y mejillas aplanadas. Es normal que puedan presentar algunas arrugas, aunque no sean bien valoradas dentro de un concurso.

Los ojos suelen ser oscuros, pero existen ejemplares con tonalidades azules. Tienen un amplio hocico, que ocupa un tercio de su cara, siendo más ancho que largo. La mandíbula es cuadrada y ancha. Es destacable su expresión alerta y vivaz.

Su cuerpo es también de apariencia cuadrada, de espalda corta y recta. Los hombros se presentan extendidos hacia atrás. Los pies, por lo general, son pequeños. Se les aprecia una buena musculatura.

El pelo es corto, además de brillante y fuerte. No es una raza que suela perder mucho pelo. Por su color, recibe el sobrenombre de “caballero americano”, ya que los colores blanco y negro que presenta simulan que llevara puesto un smoking.

Es normal que sus patas delanteras sean blancas, al igual que su pecho, sobresaliendo el negro de su lomo y patas traseras. A veces, estos colores pueden aparecer de modo atigrado. Las tonalidades varían de un ejemplar a otro, llegando a mostrar una tonalidad rojiza en el negro.

Cuidados

Esta raza de perro no requiere de muchos cuidados. Dado su carácter tranquilo, a pesar de ser también juguetón, tan solo necesita un baño al mes, siendo este necesario porque su pelaje tiende a sufrir de caspa.

Tampoco necesita mucho ejercicio, aunque su pasión es salir con sus dueños. Con apenas una hora de juego al día tiene suficiente. Por eso no son muy amigos de los largos paseos, ya que prefieren acurrucarse en los pies de su compañero o compañera humanos.

Debes tener una estrecha vigilancia con sus ojos, que al ser de gran tamaño, tienden a presentar infecciones e incluso cataratas.

Es necesario que le vigiles su dieta, aunque no tienden a engordar como otras razas de perros, siempre que los saques, por lo menos, tres veces al día. Aun así, controla su consumo de grasa diaria.

Dos comidas al día pueden ser suficientes, aunque con los años y los cambios hormonales, pueden llegarte a exigir más comida.

¿Comprar o adoptar un Boston Terrier?

Siempre encontraremos el debate de la importancia de adoptar frente a la compra de cachorros de cualquier raza de perro. Generalmente, en los centros de adopción hay perros que sin ser posiblemente de raza, necesitan una oportunidad.

Sea cual fuese tu elección, lo importante es darle el amor que se merecen, haciéndoles partícipes de nuestra familia, como si se trataran de un miembro más.

¿Qué debemos exigir al comprar un perro?

Si aún así decides acudir a un criadero para comprar un Boston Terrier, debe responder a ciertas exigencias.

La primera consiste en cerciorarnos de que procede de un criadero oficial y de prestigio. Nos puede ayudar la investigación vía Internet, por medio de foros y la experiencia de otros compradores.

La seriedad al adquirir a un Boston terrier cachorro es que nos demuestren que, por lo menos, ha cumplido los dos meses junto a su madre.

Esto implica que ha sido amamantado correctamente, lo cual favorece su sistema inmunitario y, por ello, su buena salud.

Al criador se le debe exigir:

  • La cartilla de vacunación del perro, donde aparezcan sus primeras desparasitaciones y vacunas.
  • Que nos muestre los progenitores de nuestro cachorro. Esto nos afirmará que ha estado siendo amamantado, al mismo tiempo que podremos comprobar la realización de un cruce correcto entre perros de la misma raza.
  • Que nos enseñe las instalaciones. En caso de que veamos reticente al criadero, posiblemente no sean saludables las mismas, lo que puede conllevar a que nuestro cachorro muestre enfermedades muy joven que hagan peligrar su salud.
  • El registro de pedigrí de nuestra futura mascota, lo que nos afianza que estamos percibiendo a un ejemplar de Boston Terrier real.

Los precios de mercado del Boston Terrier

Los precios del “caballero americano” pueden variar de un criador a otro. Aunque podemos encontrar ofertas por medio de particulares.

Sobre todo en diferentes páginas de compra-venta por Internet es necesario que nos cercioremos de la seriedad de la venta y de que todos los documentos estén en regla y sean previos al momento de llevar a cabo la compra.

De esta forma, se pueden encontrar diferentes costes que van desde los 300 hasta los casi 800 euros. Aunque el hecho de su elevado precio no es siempre sinónimo de haberse criado en un buen ambiente, siempre es bueno analizar todos los aspectos posibles, anteriormente descritos.

La adopción de esta raza de perro

Por supuesto que la adopción es la mejor opción, a la hora de adquirir a una nueva mascota. Lo complicado, especialmente con cualquier perro de raza, es encontrarlos en adopción, ya que suelen ser cuidados por sus dueños ( o por casi todos..). Por eso, cuando vayas a adoptar, es más común encontrarte con perros sin pedigrí y con cruzas muy dispares.

Si te encuentras a un Boston Terrier en un centro de adopción, habrás tenido mucha fortuna. De todas formas, el perro que decidas adoptar, aunque no tenga pedigrí, sabrá mostrarte su lealtad y cariño.

5 cosas que debes saber antes de tener un Boston Terrier

Como cualquier otra raza, este perro originario de Boston posee rasgos característicos que debes tener en cuenta antes de tener uno.

Lo más recomendable es poseer una mascota que se adapte a tu ritmo de vida, con el fin de que puedas proporcionarle los mejores cuidados. Por eso, estas son las 5 cosas que debes tener en cuenta acerca del Boston terrier:

  1. Coge tanto cariño a la familia que llegan a sufrir mucho si se quedan demasiado tiempo solos. Por eso, si tienes una vida muy movida, debes pensártelo a la hora de adquirir esta mascota.
  2. No dudará en defender a los tuyos si siente que estáis en peligro. Esto es producto de su cariño y fidelidad.
  3. Es sensible a los cambios bruscos de temperatura. Fácilmente puede sufrir un golpe de calor, de la misma manera que el frío no le sienta bien, por lo que deberás abrigarle en invierno.
  4. Dada su nariz chata, tiende a roncar. Con el tiempo, más que un defecto, te parecerá una parte tierna de tu mejor amigo. Esto a veces es sinónimo del posible padecimiento de enfermedades respiratorias futuras. Por eso es importante que lleves a tu mascota eventualmente al veterinario.
  5. No es un buen nadador. Debido a su fisonomía, aunque puede mantenerse a flote por un limitado tiempo, si no mantienes una estricta vigilancia, podría ahogarse. Así que debes tener mucho cuidado si lo metes a la piscina.

El Boston Terrier es una mascota encantadora. Lo más normal es que te enamores de ella desde el primer momento en que la veas. No dudes de que el amor que le des sea correspondido.

¿Quieres saber más sobre ellos? 

Suscríbete al Blog nº1 y estarás al día sobre todo lo relacionado con:

Salud, Comportamiento, Cuidados, Diversidad, Curiosidades, Noticias

Invalid email address