Saltar al contenido

Panleucopenia Felina, síntomas, causas y diagnóstico

1 junio, 2018

La Panleucopenia Felina (FPV), también se conoce como Enteritis infecciosa felina. Esta enfermedad es causada por un virus conocido como Parvovirus Felino. Este es un virus muy  resistente al entorno, ya que puede sobrevivir por mucho tiempo y permanecer en lugares como la cama, el comedero y los juguetes de un gato que haya sido infectado. Suele afectar en mayor medida a gatos recién nacidos o jóvenes que aún no estén vacunados. Y por lo general es temida por cualquier veterinario, ya  que puede ser mortal en la mayoría de los casos.

Síntomas de la Panleucopenia Felina

Los primeros síntomas que se presentan en un gato contagiado de Panleucopenia Felina son diarrea, vómitos, decaimiento y depresión, pérdida del apetito, fiebre que puede llegar a una temperatura de 40 grados. Posteriormente debido a estos problemas digestivos, empiezan a padecer anemia, diarrea hemorrágica, deshidratación extrema y además anorexia.

Incluso puede llegar a afectar las funciones neurológicas. Ya que si el virus afecta al cerebelo, puede causar Ataxia, que es falta de equilibrio y coordinación en los movimientos musculares.

En caso de que el virus sea contraído por una gata en estado de gestación, esta condición podría afectar las funciones neurológicas de las crías. Nacerían con problemas de Ataxia.

Causas de la Panleucopenia Felina

El Parvovirus Felino, el virus causante de la Panleucopenia Felina es un virus bastante peligroso y resistente al ambiente, ya que puede permanecer con vida hasta un año. En la mayoría de los casos, los gatos suelen contagiarse cuando tienen algún tipo de contacto con heces de otros gatos que ya tengan la enfermedad. Ya que después de que se contrae el virus, este puede  excretarse por las heces, la orina o cualquier fluido que produzca el organismo del gato contagiado. Sin embargo, este no es el único medio de contagio. El virus se puede adquirir también en un entorno contaminado.  Es decir, el virus puede estar presente en cualquier sitio donde haya estado un gato contagiado. Ya que en el momento en que un gatico empieza a lamerse o lamer algo en un ambiente que se encuentre en estas condiciones, lo estaría ingiriendo.

El virus después de ser  ingerido por el gato empieza a multiplicarse dentro del tubo digestivo y la médula  ósea, propagándose de esta forma por todo el organismo y suele ser mortal debido a que los principales afectados son los gatos bebes, que aún no han desarrollado un sistema inmunológico fuerte para combatirlo.

Diagnóstico de la Panleucopenia Felina

Para hacer un diagnóstico de esta enfermedad lo primero que debes hacer es llevar inmediatamente al veterinario a tu gato si ves que tiene alguno de los síntomas anteriormente mencionados. Diarrea, vómito, debilidad y fiebre. Allí el medico experto utilizará diferentes métodos para hacer un diagnóstico acertado como:

Hematología Completa

Al realizar un examen de sangre donde se estudien los hematíes, leucocitos y plaquetas y sus proporciones relativas el veterinario podrá detectar que el paciente esta infectado con este virus, así el examen sea realizado en una etapa inicial de la enfermedad. En este examen se revisa si hay presencia de leucopenia (Disminución de leucocitos en la sangre), que en casos graves dará un resultado de 50 a 3.000 leucocitos y en casos más leves será de 3.000 a 6.000 leucocitos.

Bioquímica

Mediante la realización de un examen de ALT, para descartar una afectación hepática. Ya que la ALT es una enzima que ayuda al hígado a convertir el alimento en energía. Y cuando se detecta un aumento de esta enzima puede ser que el hígado se encuentra lesionado.

Examen Coprológico

Se tomarían muestras coprológicas de las heces del gato enfermo y se realizarían exámenes de inmunocromatografía (migración de una muestra a través de una membrana de nitrocelulosa) o ELISA (Técnica de inmunoensayo ligado a enzimas).

Estas pruebas podrían arrojar 5 tipos de resultados:

  • Resultado positivo para gatos no vacunados
  • Resultado positivo para gatos vacunados, ya que puede ocurrir que la vacuna no haya aplicado correctamente.
  • Resultado negativo, Así el examen arroje un resultado negativo, no necesariamente quiere decir no haya infección de este virus. Puede ser que la enfermedad avanzo a otra etapa y ya no está expulsando el virus en las heces.
  • Resultado negativo, Si el examen se realiza en la primera etapa de la enfermedad  puede que no se haya desarrollado aun y que se manifieste de manera irregular.
  • Resultado negativo, El gato no es portador del virus de la panleucopenia felina (FPV).

Tratamiento para combatir la Panleucopenia Felina

No existe un tratamiento específico para combatir esta enfermedad. Lo principal que debes hacer es llevar a tu gato inmediatamente al veterinario para ser revisado y posteriormente diagnosticado.

En la mayoría de los casos el médico intentara subir las defensas del paciente mediante terapia con inmunomoduladores. Con el fin de que el sistema inmunológico del gato afectado empiece a combatir el virus desde adentro.

En cuanto a las afectaciones digestivas producidas por el virus, estas se podrán tratar mediante el suministro de algunos antibióticos. Otra parte primordial es rehidratar el cuerpo del paciente, pues debido al vómito y a la diarrea se pueden presentar niveles graves de deshidratación.

Sin embargo, a pesar de las acciones que emplee el veterinario sobre el gato afectado si este no presenta un sistema inmunológico con defensas altas la enfermedad puede ser mortal. Es por esto que la mayoría de las víctimas que  la padecen son gatos jóvenes o bebes.

Por último queremos recordarte la importancia de poner todas las vacunas a tu gatito, pues esta es la forma más efectiva de prevenirlo de sufrir una enfermedad tan grave como la Panleucopenia Felina.

Este artículo es informativo y en caso de detectar algún signo de alarma, te recomendamos que acudas a tu veterinario para que pueda hacer las pruebas oportunas para detectar esta enfermedad, así como evaluar e implementar el tratamiento adecuado.

Si este artículo te sirvió para aprender algo nuevo sobre esta enfermedad, compártelo en tus redes sociales.

¿Quieres saber más sobre el mundo de los gatos? Suscríbete!

Salud, Comportamiento, Cuidados, Diversidad, Curiosidades, Noticias

Invalid email address