Saltar al contenido

Sobrepeso en Gatos: 20 cosas que debes saber

9 noviembre, 2018

El gato con sobrepeso, pese a lo que te quieran mostrar en los memes que pasan por WhatsApp, no es un animal feliz. La mayoría de estos gatos, sufren las consecuencias, directamente en su salud y el problema radica, en la vida sedentaria que llevan la mayoría de gatos domésticos, pero hay muchos otros factores, que pueden influir.

Así que, como sabemos que eres una persona amante de los gatos, te vamos a comentar algunas curiosidades acerca de los gatos obesos. El objetivo es que esta información que te damos, contribuya a mejorar tus atenciones relativas a su salud.

gato-gordo

1. ¿Cuántos gatos sufren sobrepeso?

Hay estudios que señalan que el 40 % de los gatos sufre sobrepeso. Algunos van más allá, y elevan esta cifra por encima de la mitad de la población. En todo caso, son los gatos que viven en casas y llevan una vida sedentaria los que tienen un mayor riesgo de engordar.

2. Hay estilos de vida que no les van a los gatos

Pese a que hoy en día los gatos son unos animales fácilmente domesticables y muy agradecidos como mascotas, no olvides que, en realidad, tienen instinto cazador. Su naturaleza consiste en trepar, saltar y cazar. Así que, si sustituyen estos estímulos por la vida contemplativa, es posible que se pasen el día comiendo y dormitando. El resultado es que engordarán.

gato-gordo-razas

3. Un problema global

Por qué engorda un gato no es una pregunta que tenga una única respuesta. No hay contestación sencilla a este problema. A grandes rasgos, depende de las edades, las razas, las actividades que realizan, los géneros y los hábitos de los dueños. Así que olvídate de hacer análisis simples. Tu veterinario podrá ayudarte a dar con la solución idónea.

4. ¿Razas más propensas?

Por otro lado, recuerda, como aviso para tener más cuidado con la alimentación de estos animales y no resignarte, que hay algunas razas concretas con predisposición genética a comer mucho o engordar rápidamente, como las siguientes: Maine coon, Sphynx, Neva masquerade, Bosque de Noruega y Cornish rex.

gatos-gordos-raza

5. No es sólo un problema estético

Como sucede con las personas, aunque damos importancia a la imagen que proyecta la obesidad, esta va unida a problemas de salud diversos. Entre ellos, destacamos los siguientes: diabetes, artritis, hígado graso, displasia de cadera, problemas de corazón y circulatorios, complicaciones urinarias… Por consiguiente, si quieres evitar que tu gatito sufra por estas enfermedades, no permitas que engorde.

6. Evita sobrealimentarlo cuando son pequeños

Esta comprobado, que sobrealiementar a un gato pequeño conlleva problemas de obesidad a futuro, porque se acostumbra a comer, más de lo que necesita. Su estómago se adaptará a un volumen de comida elevado y tenderá a comer más de lo recomendable.

7. ¿Cómo puedes comprobar si tu gato está engordando?

Como los gatos ganan peso progresivamente y vivimos con ellos, es posible que no notemos que se han ido poniendo gordos. Por eso, vale la pena que los palpes de vez en cuando, y compruebes si tiene más grasa acumulada. En todo caso, te vendrá bien la ayuda experta del veterinario, que te confirmará mediante la comparación con unos pictogramas (a tu gato se le tiene que notar la cintura y no debería haber cúmulos de grasa en espalda, tripa o parte superior del cuello ) si tu mascota ha cogido sobrepeso.

8. El plan saludable de los gatos

Efectivamente, se basa en dos premisas fundamentales: una dieta sana y con presencia equilibrada de todos los nutrientes y la realización de ejercicio físico moderado. Si falla una de las dos, tu gato corre el riesgo de engordar.

gato-obeso

9. Vigila su peso, después de esterilizarlo

Después de castrarlo, tienes que tener en cuenta que el peso de los gatos aumenta entre el 10 y el 20%. Es el momento de vigilar su alimentación y evitar una alimentación inadecuada.

10. Enfermedades de un gato obeso

La obesidad en los gatos está relacionada con la cojera, artritis dolorosa (las articulaciones están sometidas a un mayor peso), se puede notar, porque el gato no se atreve a saltar. También está asociada a la diabetes, problemas urinarios y la enfermedad del hígado graso. Todas ellas, pueden ser peligrosas para ellos.

11. Menos años de vida

Estudios recienten, confirman que un gato obeso, vive de media, entre 1 y 2 años menos que un gato de peso normal y puede tener mayor incidencia en los machos.

12. Juega más con tu gato

En la línea de las pautas de vida sana que te hemos comentado y su origen cazador, tu gato necesita movimiento y tú vas a tener que estimularle a que lo haga. No te aconsejamos que haga running contigo, pero puedes participar en sus juegos con pelotas o perseguirlo por casa con sus juguetes favoritos.

gatos-obesos-gordos

13. Comer jugando

Existen comederos que “dificultan” que el gato se coma su ración, de una manera compulsiva. Generalmente no son sustitutos de los habituales, pero se pueden utilizar en momentos en los que nos interesa, que coma despacio. Estos comederos además estimulan su inteligencia, pues tendrá que buscar la manera de ir sacando el pienso, del recipiente, para comérselo.

14. ¿Qué nutrientes ha de tomar tu gato?

Cuando citamos la presencia compensada de los nutrientes en la dieta gatuna, nos referíamos a que su alimentación ha de ser baja en carbohidratos y alta en proteínas de calidad. Por otra parte, no requiere las mismas calorías una raza de gatos grandes, como el maine coon, que las de ejemplares más pequeños. Evitar en lo posible, piensos con alto contenido en cereales y grano.

15. Aleja los puestos de comida permanentes

Si dejas que tu gato tenga un cuenco de comida siempre cerca, se lo acabará terminando a lo largo del día, lo que le hará consumir más calorías de las que debe tomar. Por consiguiente, te recomendamos que, como si fuera una persona, le saques sus comidas concretas y luego se las retires (aunque no se las haya acabado).

gato-gordo-alimentacion

16. La hidratación es fundamental

Conviene que tomen latas con comida que lleve agua, en lugar de alimentos secos. Además, no escatimes en la calidad de estos productos, así que no te dejes llevar por los precios. El agua, además, les proporcionará una sensación de saciedad que conllevará que no tengan hambre y coman menos.

17. No cedas al chantaje

Aunque tu gato te ponga cara de pena, no sientas compasión. Si ya le has dado de comer, esos caprichos solo le harán ganar esos kilos de más que no necesita. Este puede ser uno de los puntos clave para evitar el sobrepeso.

gatos-con-sobrepeso

18. No sientes a tu gato a la mesa

Sabemos que no lo harás, pero nos referimos a que no compartas tu comida con él. Ten en cuenta que tus bocados son grandes para este animal y no le sientan bien algunos de nuestros platos, incluso algunos les pueden resultar tóxicos.

19. Controla el peso de tu gato obeso

Como si se tratara de una persona, puedes ir pesándolo en una báscula. Esta precaución es fundamental, ya que resulta más sencillo prevenir el sobrepeso que curar la obesidad.

20. Las dietas milagro no funcionarán

Te damos otro consejo que también es aplicable a los humanos. La pérdida de peso rápida de los gatos puede ser muy perjudicial para ellos, que incluso podrían morir por lipidosis hepática. Desconfía de cualquiera que te diga que un gato puede adelgazar rápidamente, por ejemplo, a base de batidos (se han dado casos). Esto es muy peligroso para su salud, por eso te pedimos que siempre acudas a un veterinario o nutricionista animal, para que te asesore de que es lo más recomendable según la edad, raza, sexo y salud de tu gato.

gatos-gordos-u-obesos

En definitiva, ahora que te hemos confirmado que un gato gordito no es un gato feliz, esperemos que pongas en práctica los remedios para evitar su sobrepeso que te hemos proporcionado. Por lo general, la obesidad, es un problema que generamos nosotros, los humanos, en nuestra convivencia con ellos. La parte más importante para la superación los gatos obesos, es reconocer es que tiene que haber un corto periodo de la vida de un gato en que las comidas, no sean la recompensa que el gato está esperando.